profesorado/2021/05/02/uneatlantico-paciencia-y-creatividad-la-otra-cara-de-la-pandemia

Profesorado

Paciencia y creatividad: la otra cara de la pandemia

creatividad-pandemia

Es innegable que el confinamiento empeoró la salud mental de multitud de personas. Sin embargo, la pandemia también trajo consigo consecuencias positivas de las que hemos oído hablar menos.

Niños más pacientes, empáticos y creativos. Amalia Gordóvil, psicóloga familiar y profesora colaboradora de los Estudios de Psicología y Ciencias de la Educación de la UOC, afirma que los trastornos relacionados con el confinamiento se manifestaron mayoritariamente en adultos y no tanto en niños y jóvenes.

Si bien es cierto que algunos estudios muestran cómo los menores vieron perjudicada su salud mental, la psicóloga cree que es necesario tener en cuenta el estado del niño previo al confinamiento. También hay que considerar otros factores de influencia como el manejo emocional por parte de los padres.

Es por ello que, a pesar de la situación, los niños han tenido durante el confinamiento grandes oportunidades de aprender de las dificultades: 

Importancia de la familia

Pasar tanto tiempo en casa ayudó a todos los miembros de la familia a conocerse más. Los niños y niñas conocieron que sus padres y madres no son seres invencibles y que pueden venirse abajo durante tiempos difíciles. También entendieron que hay tareas que hacer en casa y que cada persona debe hacerse cargo de ciertas responsabilidades. 

Conflictos entre hermanos

Según varios estudios, discutir con hermanos o amigos ayuda al desarrollo emocional. Al mismo tiempo que enseña a los más pequeños a explorar sus límites y a defender su opinión. Es así cómo la convivencia y el confinamiento han ofrecido a los niños y niñas la oportunidad de expresarse y hacerse oír. 

Aburrimiento necesario 

Numerosos estudios relacionan el aburrimiento y la paciencia con mayores niveles de curiosidad y con el aumento de la creatividad. Durante el confinamiento, los más pequeños aprendieron a tolerar el aburrimiento, a ser más pacientes y a valorar la recompensa tras la espera. 

Valorar lo sencillo

Gordóvil incide en los beneficios de enseñar y aprender a disfrutar de las pequeñas cosas. También menciona el cuidado a la hora de explicar a los más pequeños lo que está pasando. Sin mentir, dosificando la información y adaptando el lenguaje, para darles consuelo sin sobreprotegerlos. 

En este sentido, la Universidad Europea del Atlántico (UNEATLANTICO) ofrece el Grado en Educación Primaria. Basado en un plan de estudios aplicado a las necesidades de la actualidad, como la demanda de una segunda lengua extranjera y la formación de profesionales que conozcan cómo despertar y fomentar distintas capacidades en sus alumnos.

Fuente: Niños más pacientes, creativos y empáticos: la otra cara de la pandemia

Foto: todos los derechos reservados.